La muerte ecológica


maria infantePor más que sorprenda, es muy conocida la capacidad de los seres humanos para contaminar. Lo que hasta ahora no se sabía es que incluso lo hacen cuando han muerto. Tanto se si se opta por el entierro (inhumación) como por la incineración (cremación), en el mundo cada vez existen más numerosas propuestas para cuidar el medio ambiente y morirse sin dejar huella.

La idea de los entierros ecológicos no es nueva y hace ya varios años que se practican en Estados Unidos, Nueva Zelanda, Reino Unido y otros países del norte de Europa. Básicamente se trata de realizar ceremonias más austeras y de prescindir de los elementos innecesarios en los funerales.Varias organizaciones sin ánimo de lucro, como Green Burial Council en Estados Unidos o The Natural Death en el Reino Unido, fomentan desde hace varios años los entierros ecológicos, que cada vez tienen más adeptos y suelen celebrarse en cementerios naturales o en lugares al aire libre. Su deseo es que el cuerpo humano vuelva a la Tierra y la naturaleza convierta la muerte en vida.En España, poco a poco las funerarias se han ido adaptando a las nuevas necesidades y cada vez ofrecen una mayor variedad de productos para intentar causar el menor impacto ambiental posible.Ataúdes sostenibles

Para fabricar ataúdes de maderas nobles hay que talar millones de árboles cada año, a lo que se suma el empleo de cierres metálicos y lacas para barnizarlos. Las fibras sintéticas de las telas que forran el féretro y de los trajes de los fallecidos, así como los productos químicos para embalsamar los cuerpos, dejan también su huella ambiental bajo tierra.

Para paliar estos problemas, las empresas funerarias comercializan ataúdes de madera con certificación FSC, que garantiza que proceden de talas controladas para evitar la deforestación. El barniz clásico se sustituye por tintes al agua, no llevan herrajes metálicos y el interior de la caja es 100% de algodón.

Los entierros ecológicos evitan, en la medida de lo posible, el uso de productos químicos que contengan derivados del formol, pues son altamente contaminantes y requieren una manipulación muy cuidadosa. De hecho, algunos estudios sugieren una mayor incidencia de cáncer entre los empleados que han estado expuestos a esta sustancia, que dejará de usarse en 2014. Mientras tanto, el sector funerario prueba otros conservantes más ecológicos, como los biocidas.

Algunas funerarias disponen de trajes de hombre 100% de algodón con botones de madera para evitar la contaminación que provocan las fibras sintéticas. Se usan tanto en entierros como en incineraciones.

Hornos crematorios con filtros

Aunque la incineración de un cadáver genera un menor impacto ambiental que el entierro tradicional, igual provoca emisiones contaminantes a la atmósfera.

Además de las ropas sintéticas, que al quemarse emiten dioxinas, los cuerpos llevan a veces empastes realizados con una amalgama de mercurio, un material muy contaminante. El problema es particularmente grave en el Reino Unido, donde toda una generación de ciudadanos llevan empastes de este tipo. Para reducir estas emisiones, en Europa se están instalando poco a poco hornos de cremación con filtros, según informó El País de Madrid.

En ocasiones la tradición puede ser un obstáculo para los enterramientos ecológicos. Por ello también se ofrece la posibilidad de alquilar un féretro tradicional que contiene una caja muy sencilla, totalmente biodegradable, fabricada con derivados de la madera. Tras el funeral, ésta es la caja que se entierra o se incinera: “Si alguien quiere una limusina o un coche especial para una boda, lo alquila. No se le ocurre comprarlo. Nosotros proponemos hacer lo mismo con el ataúd”, dijo Jordi Requena, uno de los propietarios de una compañía funeraria española, que defiende así su original propuesta para irse de este mundo generando el menor impacto posible.

Urnas ecológicas

Las incineraciones siguen aumentando y la opción ecológica es comprar urnas biodegradables, que están fabricadas con sal, tierra, arena o cartón, de manera que se desintegran cuando entran en contacto con el agua o con la tierra. Incluso algunas llevan una semilla dentro para que al ser enterradas nazca un árbol y surja una nueva vida.

OPINIÓN
 
HOY EN DÍA SON CADA VEZ MAS LAS INGENIOSAS IDEAS QUE APARECEN PARA CUIDAR EL AMBIENTE, GRACIAS A ESTE INTERÉS MUNDIAL POCO IREMOS RECUPERANDO NUESTRA FUENTE DE VIDA YA QUE GRANO DE ARENA QUE SE APORTE SERA INDISPENSABLE PARA EL CUIDADO DE NUESTRA MADRE TIERRA.
Maria Victoria Infante

Acerca de Ambienteubv's blog

Sistematización de la opinión y actividades de los estudiantes y docentes del Programa de Formación de Grado de Gestión Ambiental de la Universidad Bolivariana de Venezuela sede Bolívar.
Esta entrada fue publicada en Pfg. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s